enobosarm

Mis Amigos

                                                MI AMIGA ETERNIA


 

Aquella mañana me dispuse a conocer cara a cara a mi pequeña Hada Eternia pero nunca me imaginé la increible sintonía que surgiría entre nosotras ni la impresión que causé en esta maravillosa mujer.

 

Me emocionó de tal manera al leer sus palabras que aún hoy y cada vez que las recuerdo, siento esa misma conexión, siento esa magia.

 

Juzgad por vosotros mismos…

 

              martes 25 de diciembre de 2007

 

         El día que conocí a una Sirena Alada

 

 

                                                                                                                                                                 
                                                                               
Tocaba en el reloj de la Puerta del Sol las 14:30h en punto de la tarde, mi cuerpo tiritaba de frío mientras mis ojos observan aquel enrejado de luces navideñas dispuestas a ser encendidas al caer la tarde.

Cogí el móvil para llamar a quien esperaba con ansias y nervios en el estómago, colgó la llamada y escuche una voz angelical a mi espalda, me volví entusiasmada recibiendo un enorme abrazo de aquella preciosa mujer con ojos de cielo, la observe mientras hablaba con ella, parecía haber capturado el mar en su mirada, irradiaba una paz con la que me envolvió en segundos, con esa entrañable sonrisa mágica de mujer madura, de madre, de amiga.

 

Las horas pasaban volando, entre mis cigarrillos, el té y el café que humeaba sobre la mesa, azúcar para endulzar la vida, risas perdidas de tres mujeres en mágica sintonía, no puedo describir aquellas conversaciones, fueron de todo y nada, fueron nuestras, y se quedan en el recuerdo bien guardadas.

 

Lo que si puedo decir es que quedé prendada de su voz, de esa sensación de paz y calma con la que era capaz de templar mi angustia, que escuchaba atenta cada una de sus sabias palabras, y que aunque los presentes tan solo viesen tres mujeres sentadas, yo, en mi condición de Hada, pude ver su melena engarzada con conchas marinas, las alas desplegadas esperando que el viento soplase favorable para llevarla lejos, a un mar de ensueño, a un paraíso donde no tendría que esconder aquella maravillosa cola de sirena, con escamas doradas.

 

Nadie lo vio, pero yo si pude ver aquel haz de luz que la acompañaba, estrellas que brillaban radiantes a su alrededor, como se hacían amigas de las mías, uniéndose y jugando en el universo privado de las almas que se encuentran, de una persona a la que hoy y siempre consideraré una gran amiga.

 

El día que conocí a Mayte, nuestra Sirena Alada, se paró el tiempo para dar paso a lo onírico, los sueños se hicieron participes de la velada, y Madrid se convirtió en un círculo de magia…

Iraunsugue Eternia

P.D. Hemos decidido no poner las fotos, por que consideramos que no salimos todo lo guapas que somos 😉 aún así no podía dejar de contar este suceso, este encuentro del cual me traigo un más que grato recuerdo.

Mayte, mi Sirena Alada, te lo digo y te lo diré mil veces, me has dejado impresionada, te quiero guapisima!

Escrito por Iraunsugue Eternia en jardíncirculomagico.blogspot.com